10 aspectos a tener en cuenta al comprar una aspiradora

Comprar una aspiradora no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Antes de adquirir este electrodoméstico, que tanto facilita la limpieza del hogar, hay que tomar en consideración una serie de factores, teniendo siempre presente las necesidades particulares de cada uno y el uso que se le va a dar.

1. El tipo de suelo a aspirar y el tamaño de la vivienda
El comprador tiene que pensar previamente en el tipo de suelos y superficies que necesita limpiar con la aspiradora (si hay alfombras, moqueta, muchas esquinas, etc.) y debe tener en cuenta el tipo de vivienda que tiene (por ejemplo, los metros cuadrados y el número de plantas).

2. La capacidad de succión
La capacidad de succión - que no debe confundirse con la potencia de la aspiradora, debe ser, al menos, de 400 vatios para limpiar correctamente todos los rincones de la casa.

3. La eficiencia energética
La potencia de la aspiradora está directamente relacionada con el consumo energético. Por ello, es fundamental consultar la etiqueta energética que llevan todas las aspiradoras, en la que se incluye, entre otros datos, el consumo energético medio anual, el nivel de ruido, la cantidad porcentual de suciedad que recoge en diferentes tipos de suelos y la calidad de la filtración del aire. Así, las clases de eficiencia energética van desde la A hasta la G, siendo la clase A la más eficiente de todas.

4. El peso
Las aspiradoras actuales son más ligeras que las de antes. Aún así, es importante mirar el peso de cada modelo, sobre todo, en el caso de tener muchas escaleras en casa, padecer algún problema de espalda o ser una persona mayor que no sea capaz de desplazar una aspiradora pesada.

5. El tamaño
El tamaño de la aspiradora influye en la facilidad de manejo de la misma. Además, una aspiradora más pequeña es más fácil de guardar, ya que ocupa menos espacio en la casa.

 
 

6. Los tipos de aspiradoras
Antes de elegir un modelo, hay que conocer bien los diferentes tipos de aspiradora ofertadas en el mercado (aspiradora tipo trineo, robot aspirador, aspiradora escoba y aspiradora de mano), las cuales cubren necesidades específicas que pueda tener cada cliente.

7. Las características de cada modelo
Quien esté interesado en comprar una aspiradora debe fijarse bien en las características de cada modelo.

Uno de los detalles a tener en cuenta es el tipo de filtros y es preferible que sean lavables. Existen gran variedad de filtros entre los que destacan los filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air), que, gracias a las pequeñas fibras de vidrio que forman su tupido tamiz, permite capturar partículas diminutas que no vuelven de nuevo al aire. Los filtros HEPA, que tienen una escala de niveles de calidad que va de 10 a 14, son muy recomendables para usuarios alérgicos. También están los CORE, que son filtros antibacterias lavables, los filtros de carbón activado, que eliminan los malos olores y son útiles si hay mascotas en casa, así como los filtros de agua o “lecológicos”, que limpian todo tipo de suciedad (seca, líquida o húmeda).

Además, el comprador puede elegir entre una aspiradora con o sin bolsa, así como optar por un modelo con o sin cable. Si se decanta por una aspiradora con bolsa, hay que comprobar la capacidad del depósito y en caso de querer una que no sea inalámbrica, debe consultarse la longitud del cable.

8. Los accesorios que incluyen y los recambios
Es conveniente mirar los accesorios que lleva cada aspiradora (como diferentes boquillas y cepillos) y los recambios, por ejemplo, en el caso de las aspiradoras con bolsa.

9. Los sistemas de seguridad
Es importante mirar qué sistemas de seguridad tiene la aspiradora como por ejemplo el indicador de llenado del depósito y las protecciones para no dañar paredes y suelos al golpearse, entre otros.

10. El precio
A la hora de elegir una aspiradora se busca una buena relación calidad precio y se opta por el modelo con las mayores prestaciones al mejor precio, es decir, aquella aspiradora que se ajuste más a las necesidades particulares de cada uno y, por supuesto, al bolsillo.