5 recetas con las que utilizar tu horno cada día

Cuando se trata de cocinar, habitualmente se recurre a las placas vitrocerámicas o de inducción y, sin embargo, el horno es una opción idónea para realizar platos de una manera sana a la par que sencilla. Las opciones son muchas y los platos que se puede preparar con este electrodoméstico van desde las carnes, pescados, arroces y postres.

En este post, compartimos cinco recetas que demuestran que la creencia de que cocinar al horno lleva demasiado tiempo no es del todo cierta. Cinco platos con los que continuar con una dieta saludable y equilibrada.

Alcachofas al horno

Después de quitar las primeras hojas a ocho alcachofas, se deberán partir en dos trozos y ponerlas en la bandeja del horno con un poco de aceite tanto por debajo como por arriba. A continuación, sazonar con un poco de limón, pimienta y sal. Introducirlas en el horno durante 15 o 20 minutos. Una vez listas, servir cada ración con un chorrito de aceite de oliva virgen cruda.

Lubina al horno con calabacín

Se deberá limpiar la lubina, sacarle las escamas y hacer rodajas de unos dos dedos de anchas. Colocarlas en una fuente al horno, rociar con un zumo de limón, aderezar con aceite y sazonar con sal. Cocinar a 180 grados durante media hora. Cuando queden 10 minutos para retirar la lubina del horno, añadir el calabacín laminado. Servir los trozos de lubnia acompañados del calabacín como guarnición.

Cochinillo al horno con piña y jengibre

Antes de cortar el cochinillo, pelar la piña y cortarla en dados grandes. En una sartén, saltear con un poco de mantequilla y jengibre rallado y reservar.

Preparar el cochinillo en porciones y sazonar con sal y pimienta. En una fuente, añadir el cochinillo troceado, con cinco dientes de ajo negro y confitar en la grasa de pato derretida durante 45 minutos. Tras colar la grasa y retirar los jugos del fondo, colocar los trozos de cochinillo con la piel hacia arriba. Se cocinará a 200ºC regando constantemente con el jugo para lograr una piel crujiente. En los últimos cinco minutos añadir la piña con su salsa.

Dorada al horno con verduras

Hacer una dorada al horno con verduras no requiere una elaboración demasiado complicada. Tan sólo hay que decidir qué verduras añadir para conseguir un plato altamente nutritivo e idóneo para personas que se encuentren a dieta. Para esta receta se elegirán, patatas, tomate, guisantes y cebollas. Después de pelar las patatas, se trocearán en trozos grandes junto a los tomates y las cebollas. Primero se añadirán las patatas y, cuando lleven 15 minutos de cocción a 180 grados, se añadirá la cebolla cortada en gajos. Tras cinco minutos se añadirán los trozos de tomate y las dos doradas, a las que se les habrá hecho unos cortes grandes en cada uno de los lados, introduciendo rodajas de limón. Tras 20 minutos, las doradas estarán listas para servir y comer.

Peras al horno con miel de romero

Para este postre se pueden utilizar peras de temporada o aquellas que sean las preferidas de los comensales. Tras quitarles la piel, cortarlas por la mitad y quitarles el corazón, se colocarán en una bandeja de horno hacia arriba, rellenado el hueco que ha dejado el corazón con media cucharilla de miel de romero y un poco de mantequilla. Con mucho cuidado, espolvorear un poco de clavo molido. Para conseguir una cocción más efectiva, hacer un jarabe, que puede ser de la misma miel o de otro edulcorante que se prefiera, y rociar las peras antes de introducirlas en el horno. Cocinar durante 30 minutos. Se recomienda servir calientes.