Aperitivo de otoño

Empieza a apetecer los almuerzos y cenas en casa, reunir a varios amigos y pasar un día de otoño disfrutando de la compañía, una buena conversación, una copa de vino y por supuesto, la comida.

El cambio de estación obliga a cambiar no la dieta pero si la forma en que comemos. Atrás quedan las ensaladas y las sopas frías. Llega el momento de las cremas, los guisos y los platos de cuchara.

Preparar un menú para una comida de otoño no tiene por qué ser complicado ni demasiado laboriosa de preparar. Quizás pueda requerir algo más de tiempo, pero se puede preparar un aperitivo y sugerir a las personas que hayamos invitado a nuestra comida que venga un poco antes. Así no solo disfrutaremos de cocinar acompañados, además podremos darle un toque original a nuestro evento.

Aquí se presentan dos propuestas para el momento del aperitiro que se pueden preparar muy fácil y rápido.

Caquis con jamón crujiente.

• 8 lonchas de jamón serrano, grandes y finas

• 2 caquis

• 12-16 perlas de mozzarella

• cebollino fresco

• aceite de oliva virgen extra

Preparar las lonchas de jamón y dejarlas un rato antes a temperatura ambiente. Dependiendo del tamaño se puede utilizar una loncha completa por cada gajo de fruta o la mitad.

Una vez se tengan los caquis pelados, cortar en 8 gajos. Así se obtendrán 16 gajos de caquis.

Envolver cada gajo de fruta con el jamón. Después poner a calentar una sartén untada con un poco de aceite de oliva virgen extra y hacer los gajos de caquis con jamón a la plancha, hasta que éste esté ligeramente dorado y crujiente.

Colocar los gajos envueltos en jamón sobre una tostada de pan fina, junto a una perla de mozzarella por canapé. Decorar con cebollino fresco muy picado.

Brochetas de boniato glaseadas

• 2 boniatos

• Mantequilla

• Azucar

• Zumo de naranja

Cocinar el boniato troceado, como si fuera una patata o nabo. Para glasearlos, preparar una salsa con mantequilla, azúcar, zumo de naranja y un poco de la misma agua en la que se han cocido los trozos de boniato. Una vez hecha la salsa, incorporar los trozos de boniato hasta que se doren.

Insertar varios pedazos en un palillo para brochetas, combinando cada pedazo con lascas de un queso viejo o curado. Están listas para servir.