Consejos para mantener estos 5 electrodomésticos en perfectas condiciones

Los pequeños electrodomésticos son aquellos aparatos que ayudan en el día a día. El uso cotidiano que se hace de estos obliga a darles un mantenimiento mínimo para contrarrestar el desgaste que provoca utilizarlos diariamente. Con pequeños hábitos y buenas prácticas, se podrá mantener estos cinco electrodomésticos en perfectas condiciones.

Tostadora

Es inevitable que la tostadora acumule migas en el interior debido a su uso. Se recomienda limpiarlas, al menos, una vez a la semana para evitar que queden incrustadas por el tiempo.

Aunque pueda resultar apetitoso calentar bollería con mantequilla o rellena, el calor puede hacer que suelten líquido que puede provocar fallos en su funcionamiento.

Microondas

Se debe limpiar con una gamuza húmeda, por lo menos, una vez a la semana para eliminar la grasa o aceite que pueda acumularse en las paredes interiores.

Dejar en marcha el microondas tras programarlo durante demasiado tiempo y haber sacado la comida es una práctica habitual. No pasa nada siempre y cuando finalmente se apague el micro. El hecho de no hacerlo puede dañar el dispositivo encargado de transformar la energía eléctrica en electromagnética.

Es importante dejar las rejillas de ventilación para evitar el sobrecalentamiento del aparato, por lo que si se dejan objetos en la parte superior estos deberán evitar bloquearlas.

Batidora

Respecto a la batidora, y en función de los diferentes modelos que se tengan en casa, un asunto principal es utilizar cada batidora para su propósito. Así, la batidora de mano es apropiada para batir claras de huevo, merengues y las mezclas más ligeras como la mayonesa o salsas para guarniciones.

La batidora de varillas es idónea para masas más pesadas, con mantequilla, coberturas o rellenos que no necesitan incorporar una gran cantidad de aire. La batidora de vaso, por otra parte, es apropiada para zumos o cremas ligeras con verduras.

Mantener la batidora siempre limpia, libre de residuos de la masa o el licuado que se haya preparado, quizás pueda resultar una obviedad pero se torna fundamental para alargar la vida útil de estos electrodomésticos.

Aspiradoras

La aspiradora requiere un cuidado preciso para evitar malos olores, obstrucciones y mal funcionamiento. Para evitar malos olores, se puede aspirar esencia de lavanda o de otro perfume, dispersándola en un papel y aspirándola. De esta forma, la fragancia se difundirá a través del conducto de aire aspirado a la bolsa.

El mantenimiento de los filtros de salida de aire en aspiradoras sin bolsa es recomendable hacerlo una vez al año. Normalmente son lavables pero si no, son remplazables. Se limpian con agua caliente y se dejan secar al aire.

Por último, algunas buenas prácticas como no tirar del cable excesivamente fuerte, vaciar el depósito de la aspiradora sin bolsa después de cada vez que la usamos, utilizar bolsas compatibles con la aspiradora y en ningún caso bolsas de plástico y vaciar y evacuar regularmente el tubo flexible para evitar que se obstruya ayudarán a que la vida de la aspiradora sea más larga.

Placa de inducción

La placa de inducción es quizás uno de los electrodomésticos que más precisión requiere en su limpieza. Su superficie cerámica de vidrio es muy sensible a arañazos y abrasiones y se debe tener cuidado en el uso de este electrodoméstico para evitar cualquier daño.

Es por eso que debe evitarse manipular alimentos encima de ellas y darle golpes con recipientes y demás elementos de cocina.

Mantener una rutina de limpieza diaria es sinónimo de asegurar una buena vida a la vitro de inducción. Una vez que se haya enfriado debe limpiarse después de cada uso, sin dejar que se acumule la suciedad, la grasa o la comida quemada o reseca encima de ella.

Es recomendable utilizar los productos adecuados. No es válido cualquier producto desengrasante o jabonoso y los hay específicos para este tipo de placas. A la hora de aplicarlo, evitar los estropajos y usar una esponja o un paño húmedo, frotando con suavidad la superficie. Aclarar con un paño húmedo y utilizar papel de cocina para secarla.