Eficiencia energética en el hogar

La factura de la electricidad es siempre un momento delicado. El incremento en la tarifa eléctrica obliga a prestar atención al consumo y poseer buenos hábitos de consumo es fundamental para conseguir rebajar el importe de cada mes.

Aplicar pequeños trucos en el uso de pequeños electrodomésticos puede convertirse en una forma de ahorro sencilla.

Etiquetado energético.

La eficacia energética se divide en categorías desde la A hasta la D, siendo los productos calificados con A los más eficientes. Es preciso tener en cuenta esto a la hora de comprar un pequeño electrodoméstico y fijarse en el etiquetado, donde se proporciona información al usuario sobre el consumo de energía y otra relativa a cada tipo de aparato a lo largo de su vida, como el ruido, el ciclo de vida normal, entre otros.

Este tipo de información aparece en aparatos eléctricos como planchas, batidoras, sandwicheras o microondas. A la larga será más rentable gastar un poco más en el aparato.

Usar eficientemente los electrodomésticos

Por ejemplo, la plancha precisa de mucha energía para alcanzar la temperatura adecuada, por ello es recomendable esperar a tener una buena cantidad de ropa por planchar.

En el caso del microondas es importante vigilar que no se acumule suciedad en las rendrijas, ni en la puerta frontal. Que no queden obstruidos los orificios o que los ganchos de seguridad de la puerta queden inservibles.

Aunque no lo parezca, la batidora es un aparato que consumo una buena cantidad de energía., nada menos que entre los desde los 450W y los 800W en función del tipo de batidora. Será importante fijarse en el tema de la potencia teniendo en cuenta el uso que se le vaya a dar.

Este aparato también consume una gran cantidad de energía. Mantenerlo desconectado cuando no se usa o secar bien el pelo con una toalla son algunos trucos que nos ayudarán a reducir el consumo.

Evitar el standby

El modo standby es un falso amigo, pues hay un montón de electrodomésticos que consumen mucha energía en este estado. Apagar completamente aparatos como la televisión o el dvd evitará que el ‘consumo fantasma’ incremente nuestra factura.

Regletas con interruptor

En espacio como oficinas es habitual tener una regleta conectada a la fuente de energía, donde se conecta el ordenador, el teléfono, la impresora y el cargador del móvil. Lo más recomendable es utilizar una que incorpora un interruptor, lo cual evita que los aparatos estén conectados. Por supuesto, dejar el cargador del móvil conectado a la red tampoco ayuda a rebajar nuestra factura eléctrica.