Electrodomésticos inteligentes, cada vez más asequibles

Desde hace unos años y gracias a la tecnología, los electrodomésticos puede mejorar la calidad de vida de las personas. La tendencia en la demanda de electrodomésticos inteligentes se incrementa, según un estudio de idealo.es, esta ha aumentado más del doble con respecto al año pasado en España. En el caso, por ejemplo, de las lavadoras inteligentes, la demanda ha aumentado en un 160%. Las neveras inteligentes también han aumentado su interés en más del doble, registrando en 2017 un 120 % más de búsquedas que el año pasado. Esta tendencia no llegaría a afectar a las aspiradoras inteligentes, cuya demanda ha disminuido en un 3,5 % en España.

A pesar de este crecimiento, el interés en este tipo de electrodomésticos está creciendo a un ritmo mayor en otros países europeos, siendo Italia, Francia y Alemania, los países que más interés están demostrando en adquirir un electrodoméstico inteligente. Uno de las razones que puede estar detrás de este aumento de la demanda es el descenso en los precios en España, siendo de media un 17 % con respecto al pasado año, mientras que las neveras inteligentes han disminuido su coste en un 7,9 % y las aspiradoras en un 9,9%.

Los electrodomésticos inteligentes se caracterizan por estar conectados a internet y poder ser controlados desde el móvil o la tablet y a través de una aplicación específica. Además de facilitar las labores domésticas, los electrodomésticos inteligentes ayudan a crear un hogar sostenible. Y, por supuesto, a disfrutar de nuevas experiencias dentro de casa.

Añadir prendas durante el lavado, programar la televisión y disfrutar de los contenidos preferidos en la tablet o el smartphone y hasta poder disfrutar de un café justo después de despertar sin necesidad de separarse del dispositivo móvil son algunas de las funcionalidades que ofrecen los electrodomésticos más convencionales. Pero ya hay otros, como camas que se adaptan a la persona para evitar que ronque, escaners de códigos de barras que registran los productos que se compran para luego añadirlos a la lista de la compra o asistentes que sugieren recetas para que se puedan organizar los menús semanales de toda la familia.

Además de los electrodomésticos tradicionales, no hay que olvidar aquellos nuevos dispositivos que ayudan a disfrutar de los beneficios de un hogar inteligente también fuera de él, como los smartwatches, los auriculares inalámbricos o las gafas de realidad virtual.

Un hogar cada vez más inteligente y, sin duda, también más accesible, es una realidad.