Pan de masa madre

200 gramos de harina de repostería
450 gramos de azúcar
200 ml de aceite de oliva
225 gramos de zanahoria rallada
1 sobre de levadura
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharada de bicarbonato
4 huevos tamaño L
Ingredientes para la cobertura:
1 vaso de azúcar glas
Queso cremoso, 400 gramos

Antes de comenzar la preparación del pastel, acondicionar el molde que se vaya a emplear para hacer la receta. Para facilitar el desmolde, escoger uno redondo y desmontable, de unos 24 centímetros de diámetro. Si es un poco alto se evitará que el pastel se salga y se rompa cuando llegue la hora de sacarlo del molde.

Untar el molde con mantequilla y espolvorear un poco de harina, así se evitará que el pastel se pegue. Entre las tareas previas a la preparación de la masa, es recomendable también precalentar el horno a 180ºC con el calor arriba y abajo. Esto hará que el horno esté listo para cuando llegue el momento de hornear.

Para hacer la masa, se empezará limpiando las zanahorias y rallándolas hasta obtener la cantidad necesaria. Una vez que las zanahorias estén listas, tamizar la harina y la levadura, para eliminar grumos e impurezas.

En un recipiente grande, mezclar la harina y levadura ya tamizadas, el azúcar, la sal, la canela y el bicarbonato. Según el gusto, puede añadirse algunos pedazos muy pequeños de chocolate blanco o nueces desmenuzadas. Por otra parte, batir los huevos y el aceite hasta que presenten una forma unificada. Después, agregar poco a poco los ingredientes secos a la masa, sin dejar de batir usando una batidora de varillas, para mezclarlos lo mejor posible. Deberá resultar una masa bien integrada, sin grumos y uniforme que se verterá en el molde que se preparó con anterioridad.

Con el horno a la temperatura deseada, cocer durante unos 45 minutos a 180º. Antes de sacarlo habrá que comprobar que está bien hecho, para lo que se puede introducir un cuchillo que deberá salir limpio.

Este tiempo de cocción se puede aprovechar para hacer la cobertura de queso, con la crema de queso y el azúcar glas y que se colocará una vez el bizcocho se temple para ponerlo a enfriar en la nevera. Pasadas un par de horas, el pastel estará listo para su degustación.