Recomendaciones de la OCU sobre los robots de cocina

Los robots de cocina se han convertido en esos pequeños electrodomésticos que facilitan las tareas y hacen la vida más simple cuando se trata de cocinar. Aunque para muchos, esta sea una actividad placentera y hasta relajante, a veces no se dispone del tiempo para disfrutar del proceso.

Este tipo de electrodomésticos resulta versátiles y bastantes fáciles de usar. Sin embargo, su uso puede entrañar algunos riesgos si no se siguen las recomendaciones de seguridad del fabricante.

La posibilidad de sufrir un accidente mientras se usa un robot de cocina existe. Por eso la Organización de Usuarios y Consumidores OCU ha reunido una serie de consejos que ayudaran a los usuarios de este tipo de electrodomésticos a poner en práctica sus dotes culinarias de una manera segura.

Usarlo sin riesgos, ese es el primer consejo a seguir. Y es que este tipo de robots pueden alcanzar temperaturas muy elevadas. Las cuchillas que conforman el aparato trabajan a una gran velocidad, por lo que extremar la precaución siempre será el primero de los consejos a seguir.

La OCU sugiere un conjunto de reglas de seguridad que ayudaran a las personas usuarias de estos electrodomésticos a evitar posibles accidentes.

• Situar el robot sobre una superficie plana y no caliente pero capaz de soportar el calor. Además, también es aconsejable evitar poner el robot junto al borde de la encimera ya que durante el funcionamiento algunos modelos vibran y podría caerse.

• Elegir un equipo con una capacidad acorde al tamaño de la familia. Se procurará no llenar el vaso demasiado y nunca exceder la capacidad.

• Todos los modelos cocinan a altas temperaturas, superando los 100ºC. Por esto es recomendable esperar unos segundos antes de abrir la tapa o el orificio para que salga el vapor y evitar posibles quemaduras. Asimismo, se debe tener cuidado con la superficie exterior del vaso que también alcanzará elevadas temperaturas y siempre deberá cogerse por el asa u asas.

• Tras lavar el vaso es aconsejable secar los contactos antes de colocarlo en el robot. También se debe verificar los recomendaciones del fabricante en lo relativo a las partes que pueden o no meterse en el lavavajillas.

• Por último, se recomienda revisar regularmente tanto el estado del cierre hermético de la tapa como la base del vaso para evitar que la comida pueda salir proyectada o que se produzca un cortocircuito.