10 consejos de limpieza de la casa para combatir las alergias

Llega la primavera y con ella las alergias al polen de las plantas. A esta alergia estacional se suma la alergia a los ácaros del polvo y al pelo de las mascotas, que son una constante para las numerosas personas que las padecen a lo largo de todo el año. Pero ¿sabes cómo limpiar la casa para combatir estas alergias?

Los hogares calurosos y húmedos son un caldo de cultivo para los ácaros del polvo y el moho, por lo que es importante mantener la casa a una temperatura en torno a los 21ºC y con una humedad relativa de entre un 30 % y un 50 % que, en ocasiones, se puede conseguir poniendo un deshumificador en las habitaciones.

10 Consejos AEG

1. Ventilar la casa por la mañana, al menos durante media hora, para eliminar el mayor número de ácaros posible. Durante los días que se alcanzan niveles de polen más altos, se aconseja hacerlo después de la media mañana, evitando las horas comprendidas entre las 5 y las 10 de la mañana. Se recomienda aprovechar ese momento para limpiar el hogar.

2. Pasar frecuentemente la aspiradora a toda la casa, como mínimo una vez a la semana. En cambio, hay que evitar barrer con la escoba, ya que así solo se logra mover el polvo de un lado a otro. Además del suelo, también hay que aspirar sofás, sillas, cortinas, paredes e incluso colchones. Se recomiendan los filtros HEPA (“High Efficiency Particulate Air”), que tienen la capacidad de retener gran parte de las pequeñas partículas de polvo, facilitando así que el aire de la habitación sea más puro.

3. Limpiar, al menos una vez a la semana, los muebles y cualquier superficie de la casa usando un trapo húmedo, en el que se quedarán atrapados las partículas de polvo y los pelos de las mascotas. De esta forma, se retrasa la aparición de los ácaros y se evita su esparcimiento por el aire, como ocurre cuando se utiliza un plumero.

4. Limpiar con asiduidad los filtros del aire acondicionado, en los que se quedan atrapadas partículas de polvo y polen.

5. Lavar la ropa de cama una vez por semana y a una temperatura superior a 60º C para acabar con los ácaros. Se aconseja usar ropa de cama de tejido sintético, incluidos colchones antialérgicos de látex o fibra sintética y también fundas a prueba de alérgenos para almohadas, colchones y nórdicos.

6. Evitar insecticidas, ambientadores y humo de tabaco en el hogar porque favorecen las molestias respiratorias como consecuencia de la alergia a los ácaros.

7. Evitar el exceso de mobiliario, como estanterías, y de objetos de decoración que pueden acumular polvo y otros alérgenos. Por ejemplo, es mejor guardar los juguetes y otros objetos en cubos de plástico. Se consideran nidos de estas alergias las alfombras, libros, cojines, mantas o peluches.

8. Se debe evitar el uso de alfombras en la casa. En caso de no ser posible, es preferible que sean finas y lavables porque es importante limpiarlas a menudo (una vez a la semana). Se recomienda sacudirlas y aspirarlas en el sentido contrario a los pelos de la alfombra y preferiblemente con un filtro para partículas pequeñas o filtros HEPA.

9. Limpiar las cortinas con frecuencia, donde también se acumulan los ácaros de polvo.

10. Mantener limpia a la mascota, quién puede transportar polen y polvo en su propio cuerpo. Para ello, hay que lavarla semanalmente, cepillarle diariamente el pelo fuera de la casa (al aire libre) e incluir aceite vegetal en su dieta para mantener su piel hidratada y evitar que se escame, lo que provocaría la aparición de ácaros.